Bichos en mi cerebro

Mi otro blog

http://orugasmecanicas.blogspot.com/

1/22/2011

Going insane

Y... al principio fue sólo una sensación, sólo el pensar que aguien me miraba tras un jarrón en la tienda de vajilla , el imaginar que alguien había estado registrando  mi habitación o que alguien había quitado los pelos de mi cepillo .
Pero después se convirtió en una obsesión que no me dejaba respirar y que me obligó a poner un candado con una llave diferente para cada puerta y dos pestillos en la principal, una manía que me hizo poner cámaras de vigilancia por la casa y la cocher, en el coche y a dejar mi trabajo por que allí no la shabñia y me conocían demasiado.
Dejé de hablar con mis conocidos , para que quien fuera que me estuviera siguiendo no pudiera hacerles daño, cambíe mi nombre de la direccion de correo , para que no pudieran localizarme.

1/17/2011

y por supuesto la luna

Sólo brillaban sus dientes en la oscuridad pegajosa, sus dientes y el blanco de sus ojos .Una llama y después un pitillo que iluminó su cara a medio cicatrizar los golpes de la vida.
Un sonido en la mesa : el mazo de cartas golpeando la madera teñida y una luz cuadrada : una mano que busca una botella de bourbon en la nevera .Un sonido de cristal : la había encontrado.
Un clic justo al lado de mi cabeza  me paralizó, pero la luz se encendió y comprendí el gesto .Miré a mi alrededor : en la  casa de aquel extraño no había interruptores, sólo cuerdecitas aquí y allá . que eran el equivalente.
La luz parpadeaba cada ocho segundos, los conté.Un hule roto , cortado por multiples sitios, descolorido , por el uso , aunqueno por su limpieza, msotrando restos aquí y allá de comida o…no me atreví a  vaticinar qué más.
El mazo de cartas golpea la mesa y el aire despluma las cartas que se arrastran, se deslizan unas sobre otras como peces satinados.
-¿Póquer?-Sonríe, o al menos lo intenta, ya que sólo aparece una mueca casi dolorosa en su cara.Una voz cavernosa escala por su garganta , como un ataque de tos lobuno:
-Póquer-Las sillas chirrían al moverlas, cojean al sentarnos y tiemblan al apollar la espalda.Reparte las cartas- apuesta .Lo miro fijamente:
-No hemos hablado de qué queriamos apostar, sólo dijimos que nada de dinero.
-Yo apuesto...mi esqueleto-Miro mis cartas , separándolas con el índice: una J y un A .
-Mi esqueleto y... la mitad de mi cerebro-Sonreí, lujurioso
-Normalmente si apuestas tu  cerebro no te estas marcando un farol,
-Yo añado mi cerebro entero-La partida continua , vamos empatados,el tiempo pasa y en esta casa sin ventanas  no se sabe si amanece o anochece ,no hay relojes, ni se oye un campanario, no se oyen pájaros o ululatos de búhos.
El porcentaje  de alcohol en cuerpo me impedía recordar el camino que había recorrido a pie hasta la vivienda, o si había vecinos o si...Su ojo derecho se desorbitó mientras miraba sus cartas e hizo su última apuesta :
-el Sol-Lo miré asustado, aún sabiendo que era una apuesta simbólica estaba aterrado- y por supuesto la luna -Era un farol , seguro , aposté mercurio y mostramos las cartas.
Gané yo.
Un ruido ensordecedor sonó por todo el universo, su cerebro se salíó de su cabeza  y su esqueleto rompió su piel, el Sol se apagó y la luna se consumió.

-

En facebook